Últimos chistes de Pepito

Pepito, Pepito, ¡Cuidado con la calesita!
¡Qué calesitaaaaatrulalatrulala!
Era una vez que Pepito estaba en su casa con sus padres, y antes de comer, su papá le pidió que le trajerá de la tienda de la esquina una coca-cola, y pepito con mucho orgullo fue, y le compró una fanta de naranja.
Entra Pepito a una tienda gritando:
¡Un refresco frío, un refresco frío!
Entonces, sale el dueño de la tienda diciendo:
No grites, no grites, bueno, ¿de qué querías tu galleta?
Llega el profesor de Pepito y le dice:
Bien Pepito, dígame un ejemplo de pacífico.
Llega Pepito y le dice:
Atlántico señor.
Pepito, dame un ejemplo de dilatación debido al calor.
Hummm, en verano los días son más largos.
¡Hola Manuelito!
¡Hola Pepillo!
¿Te puedo hacer una pregunta?
Sí amiguito mío, ándale.
Le prestarías a un amigo 100.000 dólares?
Sí, snif, snif...
No te pongas así, ¿Que no tienes esa cantidad de guita?
No, lo que no tengo son amigos.
Un día la maestra le pregunta a los estudiantes:
¿Cuántos de ustedes han ido a Nueva York?
Y Pepito levantó la mano y la maestra le pregunta:
¿Viste la estatua de la Libertad?
No maestra, vi solamente la de Cristóbal Colón.
Estaba Pepito en su salón cuando la maestra les dijo a todos que al día siguiente era el examen acerca del elefante. Pepito se la pasó jugando en la calle toda la tarde y al siguiente día en su salón dijo:
¡El examen del elefante, que no me toque a mi!
A ver, mmm Pepito tu, dime las características del elefante.
Bueno, los elefantes tienen una trompa larga la cual se parece a una serpiente, que se arrastra y come ratas, vive en el desierto y es muy peligrosa.
Un programa famoso.
Un día llega el papá de Pepito a casa, cansado, del trabajo. Entra a la sala en la que los niños se encuentran viento televisión, en ese momento pregunta:
Hijos, ¿Qué es lo que ven?
Los niños dicen en coro: Hawai 5-0.
El padre sorprendido reponde:
Hombre, ¡Que goleada!
Una vez Pepito le decía a su mamá:
Mamá, mamá, ¿Me prestas el carro para ir a la fiesta de la escuela?
Y le dice su mamá:
Está bien, pero no quiero que pases por los topes.
Y los Topes no fueron a la fiesta.
¿Cuál es el colmo de Pepito?
Que después de tantos años de vida y existencia, le siguen diciendo Pepito en
vez de decirle Don José.
Vamos a ver, Pepito, ¿Cuál es el primer sacramento?
El bautismo.
Muy bien, y cuando el niño ya está bautizado, ¿Qué otro se le administra?
¡La vacuna!
Viene Pepito y le dice a su mamá:
Mamá, ¿por qué en el colegio me dicen el orejón?
La mamá responde:
Porque así te dicen.
Pepito dice:
¡Ay mamá, no me grites!
Cuál es la propina acostumbrada, le pregunta un tipo al repartidor de pizzas, Pepito, estudiante universitario que hace este trabajo para ayudarse a pagar los estudios.
Pues, esta es mi primera entrega, pero el tipo que me dio el trabajo dice que si logro que usted suelte una moneda de 25 centavos, va a ser un milagro.
¿Ah, sí?, gruñe el cliente, pues, en ese caso, ¡Toma $5!
¡Gracias, señor!, exclama Pepito, pondré el dinero en el fondo para mis estudios.
Y, a propósito, ¿Qué carrera estás estudiando?
Sicología aplicada, contesta el chico.
Estaba Pepito sentado en la banqueta y pasa un señor que gritaba:
¡Abono pa' las plantas, lleve su abono!
Y en eso Pepito se levanta y le pregunta:
¿Para qué se usa?
Y el señor le dice:
Pues allá en mi pueblo es pa' las fresas.
Y Pepito le dice:
Pues que raro ha de ser su pueblo, porque aquí las fresas se comen con crema.