Últimos chistes de Militares

El recluta al coronel:
Mi coronel, hemos perdido la batalla.
El coronel:
Pues si la han perdido, ¡búsquela!
Un día en el ejército, el general le dice al sargento:
Mañana en la mañana en la instrucción formal les van a enseñar la historia de América, a lo que el sargento les responde:
¡Entendido mi general!
Así pues, los reclutas todos formados en el patio recibían las instrucciones del sargento, y en eso él les dice:
Reclutas, el día de hoy vamos a estudiar historia.
Y les pregunta:
Reclutas, ¿quién descubrió América?
Los reclutas responden al unísono y con voz fuerte:
No sé, nosotros no hemos sido mi sargento.
Al escuchar esa respuesta, les pregunta nuevamente:
Reclutas, ¿quién descubrió América?
Y vuelven a contestar:
No sé, nosotros no hemos sido mi sargento.
El sargento sin saber qué hacer se dirige donde el general y le dice:
Mi general, yo he preguntado a los reclutas que quién descubrió América, y ellos me responden que no han sido ellos.
Y el general le dice:
¡Pégueles, maltráteles, ellos mismos han de haber sido!
El recluta en el servicio militar:
A mí me gustaría ser marinero.
¿Sabe usted nadar?
¡Cómo! ¿Es que ustedes no tienen barcos?
El teniente llama a dos soldados, y les ordena medir el asta para comprar la soga de la bandera pues se acercaban las fiestas patrias, y había que instalarla. Los soldados obedientes parten a cumplir la orden, en eso se percatan que no tienen escala para efectuar la medición, entonces un soldado le dice al otro:
Saquemos el asta y la medimos en el suelo.
Cuando estaban ejecutando la operación, pasa el teniente y les dice:
¿Qué están haciendo, imbéciles?
Bueno, estamos midiendo el asta mi teniente.
Idiotas, les dice el teniente, al coronel le interesa saber el alto del asta y no el largo.
Estaba un militar frotándose una bala contra la cabeza, la miraba y se la volvía a frotar, la miraba otro poco y la empujaba contra la cabeza, hasta que la mira y concluye:
No, lo que mata es la velocidad.
Un soldado le dice a su general:
General, hemos perdido la batalla.
Y el general le contesta:
¡Pues búsquela!
Esto es un chico que tenía que ir a la milicia, y en la revisión médica, el doctor le pregunta:
-¿Usted tiene algún problema de salud?
Y el pobre chico que no quería ir a la milicia contesta:
-Tengo problemas de visión
A lo que esto el médico pregunta:
-¿Cuál?
Y responde el chico:
-Pues que no me veo haciendo la milicia.
Estaba un ejército esperando un ataque del enemigo y a lo lejos ven a un soldado de su país que les dice:
¡Ahí vienen, están por llegar!
El general lo hace esperar con las tropas y luego de tres horas le pregunta:
¿Seguro que están por venir?
El soldado responde:
¡Claro mi general, casi llegan!
Luego de 12 horas el general le vuelve a preguntar y el soldado responde:
¡Deben estar por llegar, Dios quiera que no le haya pasado nada malo!
En medio de una guerra, uno de los soldados le pregunta al general:
Señor, deseo hacerle una pregunta, señor.
Dígame, soldado Ryan.
Señor, ¿Qué hacemos si pisamos una mina del campo minado, señor?
Soldado, según el procedimiento habitual, debe tratar de esparcirse en trocitos en un círculo de 10 metros.
Un general, al ver la nómina de los sueldos de todos los soldados, dice al cabo pagador:
¿Y quién es ese total que gana más que yo?
En la guerra:
-soldado, ¿localizó al enemigo?
-Sí, están delante, detrás, a la izquierda y a la derecha, ¡esta vez si que no se escapan, mi capitán!
Mi capitán, los soldados no aguantan más, estamos a 42º a la sombra.
Esta bien sargento, pueden descansar diez minutos al sol.
Están en un cuartel militar y pregunta el general:
¿Qué es esto?
Los soldados responden:
¡Una metralleta mi general!
Y se oye a lo lejos:
¡Una metratella!
El general pregunta:
¿Quién ha dicho eso?
He sido yo, dice Bryan.
El general manda al cabo primero a enseñarle a decir metralleta.
Dice el cabo primero:
Metralleta.
Y reponde el soldado:
Metratella.
No soldado, es metralleta.
Sí señor, metratella.
Que no soldado, es metralleta.
Sí señor, metratella.
A las dos horas llegan al cuartel y dice el cabo primero al general:
Mi general ya le he enseñado a decir metratella.
Un soldado mirando por los binoculares...
Soldado, ¿son amigos o enemigos?
Creo mi general que son amigos, porque vienen juntos.