Últimos chistes de Funerales

Llega el papá a la casa muy preocupado y su hijo le pregunta:
Papá, ¿Qué le pasa?
Hijo como le parece, que se murió el patrón y me designaron a mi para darle la noticia a la esposa, hijo usted que es más inteligente por qué no le dice.
El muchacho le contestó tranquilo:
Papá, no se preocupe, yo le digo.
Fue al teléfono llamó a la señora y le dice:
¿Señora Martínez?
Sí, con ella habla.
Hablo de la oficina para comunicarle que su marido está muy grave, mañana lo enterramos.
Un señor se entera que el tío de su amigo acaba de morir, por lo que va a su funeral, ahí encuentra a su amigo muy triste. el amigo se le acerca y le pregunta:
Pero, ¿qué pasó? ¿de qué murió tu tío?
¡Por el cigarro!
¿De cáncer?
Y el otro responde:
No, estaba en el avión, vio una película, y al terminar salió a fumar un cigarro...
El amigo que va a la funeraria a darle el pésame a su amigo por la muerte de su padre.
Este lo encuentra parado al lado del féretro y le dice:
Lo siento.
Y el amigo le contesta:
¡No, déjalo acostadito como está, por favor!
Dos atlantes en la funeraria:
-¿Cómo murió?
-En una pelea, pero en el letrero dice "SEPELIO", pero no dice con quién
Javier y Pablo eran 2 hermanos ricos y malvados que iban a la misma iglesia.
Cuando Pablo murió, Javier le entregó al pastor un cuantioso cheque para que mandara a construir un nuevo templo a todo lujo.
Sólo le pongo una condición, le aclaró en tono despótico:
Que en el oficio fúnebre diga que mi hermano era un santo.
El pastor accedió y depositó el cheque en el banco. En la ceremonia fúnebre, subió al pulpito y declaró.
Pablo era un hombre malvado, que engañaba a su mujer, y traicionaba a sus amigos, pero comparado con Javier, era un santo.
Un hombre de madura edad se acercaba, como de costumbre, a su kiosco para comprar el periódico, pero éste cuando lo compraba lo abría por la página de los carteles de fallecimientos, y le decía al kiosquero:
¡Que mala suerte! ¡Hoy no he salido!
Al día siguiente iba y decía lo mismo:
¡Que mala suerte! ¡Hoy no he salido!
Y así durante mucho tiempo. Al pasar los años ve el kiosquero que el tío no viene, y se dice a si mismo:
¡Vaya tela! ¡Toda la vida comprando el periódico, y para una vez que sale no lo compra!
Un señor iba al funeral del hermano de un amigo. Cuando llegó al funeral, todavía no empezaban y el señor aprovechó para preguntarle a su amigo:
¿Cómo se murió tu hermano?
Tiró un cigarro por la azotea.
¿Y por qué se murió por tirar un cigarro?
Es que se le olvidó soltar el cigarro.
.
Javier y Pablo eran 2 hermanos ricos y malvados que iban a la misma iglesia.
Cuando Pablo murió, Javier le entregó al pastor un cuantioso cheque para que mandara a construir un nuevo templo a todo lujo.
Sólo le pongo una condición, le aclaró en tono despótico: Que en el oficio fúnebre diga que mi hermano era un santo.
El pastor accedió y depositó el cheque en el banco. En la ceremonia fúnebre, subió al pulpito y declaró.
Pablo era un hombre malvado, que engañaba a su mujer, y traicionaba a sus amigos, pero comparado con Javier, era un santo.
En un velatorio, llega un borracho, con una caja de herramientas, se acerca al cajón y ve a la viuda, que le acomodaba la peluca a cada rato al difunto, se compadece, y le dice: Salga un momento y yo le arreglo el problema.
A los 10 minutos llama a los parientes, se acercan ven con asombro que no se le movía para nada el peluquín, y se dirigen al hombre y le dicen: ¡¡Muchas gracias!! ¿cuánto le debemos por este favor? y el les contesta, no es nada señora, por 4 clavos locos, ¿qué les voy a cobrar?
El marido de una mujer se acaba de morir entonces, un amigo de la viuda le dice:
Lo siento señora, lo siento.
Entonces, la mujer le responde:
No, no, acostadito nada más.
Resulta que había fallecido un hombre y cuando estaban velándolo llegaron los sepultureros, y la esposa empezó a gritar:
¡No se lo lleven por favor, no se lo lleven!
Señora tranquila, hemos venido para enterrar al muerto.
¡No por favor, no se lo lleven, no se lo lleven!, gritaba la mujer.
Pero señora tranquila, ha llegado la hora de llevarnos al muerto.
¡No se lo lleven, no se lo lleven!, seguía gritando
Hasta que uno de los sepultureros ya cansado le dijo:
Bueno señora, ¿Por qué no deja que nos llevemos el muerto?
Y ella le responde:
¡Es que es la primera vez que duerme en la casa!
Un viejo se está muriendo. Alrededor del lecho poco a poco empieza a surgir una discusión.
¡Vamos a alquilar un carro fúnebre para llevarlo con decencia! Dice la esposa.
¡No creo que se deba gastar tanto dinero! Yo puedo llevarlo en la camioneta del vecino, si me la presta, dice el hijo del viejo moribundo.
¿Y por qué no lo llevamos al hombro? Pregunta el vecino, él casi no pesa nada.
Por fin el moribundo reúne el resto de las fuerzas que le quedan, y dice:
Si ustedes me ayudan a bajar, tal vez yo pueda llegar al cementerio por mi cuenta.
Una señora llama a un periódico donde se dan todas las noticias, en este caso, era una noticia fúnebre:
Por favor, ¿me podría decir usted si es tan amable, dónde anuncian a los que mueren?
Pues sí, en la sección de esquelas.
¡Ahí mismo!
Dígame.
Mire usted: La defunción de un señor; apunte por favor.
¿Me da su nombre?
Ricardo García.
¿Edad?
45 años.
¡Perdone señora! ¿Qué parentesco tiene con usted?
Es mi marido.
¡Vaya, lo siento, señora! Eh, por favor, ¿me da la hora de la defunción?
Mañana a las 8:00 horas, ¡Cuando aparezca el desgraciado este!
El colmo de la pereza
En un pueblo, en el que abundaba el trabajo y la comida, un perezoso estaba a punto de morir de hambre.
Se reunieron el alcalde, el párroco, el consejo municipal y el defensor del pueblo, y por unanimidad acordaron enterrar vivo al perezoso; porque para el pueblo sería un desprestigio que alguien muriera de hambre.
Cogieron cuatro orillos, armaron un cajón, metieron al moribundo, y salieron con él rumbo al cementerio.
Una señora preguntó: "¿Quién murió?". "Nadie" -le respondieron; "¿y entonces a quien llevan ahí?" -insistió. "Al perezoso que lo vamos a enterrar vivo antes de que muera de hambre" -le explicaron. "No, no, no hagan eso -exclamó la señora-, yo con mucho gusto regalo un bulto de panela", Otra señora regaló 100 gallinas; un señor, puso una carga de arroz, más un bulto de papas; un hacendado donó un barril de leche, 50 arrobas de queso, una carga de plátanos y otra de yucas. Todos, todos, todos los paisanos donaban, donaban y donaban comida por montones. Cuando iban llegando al cementerio desistieron del entierro porque el moribundo ya tenía comida suficiente para 100 años.
El perezoso sacó la cabeza, y preguntó: "¿Quién va'cocinar todu'eso?". "Pues, usted" -le contestaron. Y el hombre exclamó: "Entonces ¡que siga el entierro!".
Entra un borrachito al velorio de un señor, se dirige al ataúd, observa al difunto y comienza a llorar con mucho sentimiento y a decir:
No somos nada, hip, no somos nada.
Y así siguió llorando y diciendo esta frase, cuando se le acercó una de las personas que también se encontraba en el velorio y le preguntó:
¿Tanto quería a su amigo señor, que le duele mucho su muerte?
El borrachito se vuelve y le contesta muy enojado:
Que acaso no está oyendo que no somos nada, ni familia, ni amigos y ni siquiera conocidos.