Últimos chistes de Deportes

Se disputa un partido de fútbol, y a los 90 minutos de tiempo el arbitro no termina el juego. Pasan 10 minutos y nada. Media hora más y nada. El tiempo ya marcaba 150 minutos y los jugadores de Estudiantes de La Plata y Boca Juniors se juntan y se dirigen al juez del encuentro:
Che, ya pasaron 60 minutos y el partido sigue.
¿Cómo, acá no se pagan horas extras?
Va un equipo de atlantilandia a jugar un partido de fútbol a Londres, pero debido a la niebla se suspende el partido. Ya en el avión de vuelta se dan cuenta de que falta el portero, se dan la vuelta y le van a buscar. Se lo encuentran defendiendo la portería y le dicen:
¿Qué haces aquí si el partido se suspendió?
Y contesta el portero:
¡Ya me extrañaba a mí que domináramos tanto!
Un niño y su padre están mirando atletismo por la tele y el hijo le pregunta:
¿Por qué corren estos hombres, papá?
Porque al primero le dan un premio, le responde el padre.
Y el niño dice:
¿Y los demás por qué corren?
Un día llega un niño y le dice a su padre:
Papi, papi, papi, fíjate que hoy, el entrenador de fútbol me dijo que yo era una promesa de gol.
Y su padre emocionado le dice:
¿Jugaste de delantero?
Y el niño le responde:
¡No, de arquero!
Durante un partido, un futbolista sufre un fuerte golpe y se le sale la clavícula. Se va inmediatamente al médico.
Vamos a ver, ¿qué le ocurre?
Mire doctor, tengo un hueso fuera.
Hombre, pues hágale pasar.
A propósito de Francia 98 un niño observa curiosamente a un gordo que está al lado y le pregunta:
Señor, ¿Verdad que a usted lo invitaron a Francia 98 para servir de ejemplo como el futbolista del futuro?
Y el gordo halagado le responde:
No pequeño, ¿Por qué lo dices?
El niño le toca la barriga y le dice:
¡Pues porque usted ya trae el balón incorporado!
Un arquero era tan malo que sus compañeros le habían dicho que si le metían más de diez goles, lo iban a fusilar (obviamente era una broma)
Entonces, el día del partido le meten más de veinte goles. Al ver esto sus compañeros lo amarran a un poste para fusilarlo y le dicen que pida el último deseo, entonces el pobre, muerto de susto dice:
¡Quiero una barrera!
Erase una vez dos muchachos a los que les gustaba mucho jugar baseball, entonces una tarde hablando, se preguntaban si en el cielo existiría un equipo de baseball y se hicieron una promesa:
"El primero de nosotros que muera, va a regresar a la tierra para decir si existe o no un equipo de baseball en el cielo".
Dos años después, uno de ellos muere y regresa a la tierra como había prometido y le dice a su amigo:
Tengo una noticia buena y una mala.
Y el amigo dice:
¿Cuál es la buena?
A lo que el otro le contesta:
Sí, hay un equipo de baseball en el cielo.
Y entonces, ¿Cuál es la mala?
A lo que el muerto le contestó:
¡Que tú eres el pitcher la próxima semana!
Llega el hijo después de jugar un partido de fútbol a su casa y le dice a su padre:
Papá, me jugué el mejor partido de mi vida, hice 3 goles.
Y le pregunta el papá:
Y mijo, ¿a cuánto quedaron?
¡Perdimos 2-1!
Este era una vez un jugador tan malo, pero tan malo, que cuando metió un gol, en la repetición lo falló.
Ciclista Temerario
Éste era un niño que va en su bicicleta y le dice a su madre:
-¡Mamá!, ¡Mamá sin manos!-, soltando el timón.
-¡Mamá!, !Mamá sin piernas!-, separando los pies de los pedales.
En eso se cae de cara, se levanta y dice:
-¡Mamá!, ¡Mamá sin dientes!.