Últimos chistes de Crueles

Era una señora, tan gorda, tan gorda, que cuando se subía a un barco, el barco se volvía submarino.
Era un señor, tan loco, pero tan loco, que de tan loco que estaba se volvió loco.
Sólo para enfermos pobres: Se vende, al mayor, lote de medicinas vencidas.
Había una vez un hombre tan, pero tan, pero tan pequeño, que se tiró de un grano de arena en paracaídas.
Había una mujer tan fea, pero tan fea, que no se la come una piraña en ayunas.
Este era un muchacho al que se le vaciaron 2 gomas del carro. Llegó otro muchacho y le dijo que esas gomas se llenaban si él soplaba por el mofler. Pues el muchacho tan ingenuo empezó a soplar. Ya estaba mareado de tanto soplar y llegó otro muchacho y le dijo:
Chico, ¿cómo tú vas a dejar que te cojan de bobo así? ¿cómo vas a soplar por el mofler para que se te llenen las gomas si tienes los cristales abiertos?
Había una vez una cárcel tan pobre, pero tan pobre, que a los presos que tenían que ejecutar los ejecutaban con fósforos.
Un niño le dice a su mamá:
¡Mamá, mamá, en la escuela me dicen pelón!
Y la mamá le dice:
No sé hijito, pero, ¿te limpio la cabeza con brillo?
Le dice un niño a su madre:
¡Mamá, mamá, dame pan!
Y le dice la madre
No, que te lo comes.
Era tan flaca que cuando se tomaba el café muy caliente se le calentaba la ropa.
Durante la cena anual de críquet había demasiado bullicio, y el orador invitado se quejó ante el presidente:
¡Con ese ruido, no alcanzo a oír ni lo que estoy diciendo!
No se preocupe, le responde éste en tono tranquilizador, no ha dicho nada interesante.
Está el limpia ventanas de la torre Latino realizando su trabajo, cuando se agacha para limpiar el trapo, ve que alguien le hace señas desde abajo, lo ignora y sigue su trabajo, cuando vuelve a enjuagar el trapo ve que sigue la persona ahí, haciéndole señas, se queda con la duda y entonces decide bajar, estaba en el último piso, y para colmo no servía el elevador, comienza a bajar, a medio edificio comienza a desistir, pero la duda es más y decide seguir, cuando por fin llega a la calle, muy cansado, ve que era un pobre hombre que le pedía una limosna, el limpia ventanas revisa sus bolsillos y se da cuenta que olvidó su cartera arriba, le dice al pobre hombre, sígame, y así empiezan a subir, cuando ya casi llegaban el limpia ventanas sentía desfallecer, pero al voltear a ver al pobre hombre decide seguir, cuando por fin llegan a la azotea, el limpia ventanas le dice al pobre hombre:
¡No tengo!
¿Dónde encuentras un perro sin piernas?
¡Exactamente donde lo dejaste!
¿Qué le dijo el toilet al trasero?
Todo se derrumbo dentro de mí, dentro de mí.
Un padre le dice a su esposa e hija:
Arréglense, póngase bonitas, que mañana comemos fuera.
Al siguiente día, comenzaron desde temprano a arreglarse para ir a la invitación que el papá les había hecho, cuando el papá llega, lo esperaban y éste les dijo:
Saquen la mesa para el patio que vamos a comer afuera.
En una galera romana despiertan a los esclavos a las seis de la
madrugada, y aparece un centurión.
- Tengo dos noticias para ustedes, una de ellas buena y la otra
mala. ¿Cuál quieren primero?
- ¡La buena! ¡Danos la buena primero!
- Pues bueno, hoy va a venir aqui Julio Cesar, y ustedes van a desayunar
chocolate con churros.
- ¡Bravo! ¡Viva Julio Cesar! ¿Y cual es la otra noticia?
- Que viene a hacer esquí acuático.