Últimos chistes de Caníbales

Iba un hombre caminando por la selva, cuando de pronto lo rodearon un grupo de salvajes caníbales, y se les veía que no tenían muy buenas intenciones.
Ahora si, ¡Ya me llevó el demonio!, dijo el hombre.
En eso, el cielo se abrió, apareció un rayo de luz y se escuchó una voz:
¡No, todavía no!
Un hombre viaja por la selva en su avioneta y esta se le descompone, el hombre empieza a explorar el lugar y al quitar unas ramas se le aparece un caníbal. El hombre corre a toda velocidad y el caníbal detrás de él. El hombre se va quitando la ropa para distraerlo, pero el caníbal sólo la huele, y así se la pasan corriendo hasta que anochece y el hombre va a dar al cráter de un volcán.
El hombre se dice:
¿Qué haré si me tiro?, pues me muero, y si me quedo aquí, me come este caníbal.
De repente aparece el caníbal detrás de él y este le dice:
¡Te toca a ti!
Un ateo llega a la selva a una tribu de caníbales, y se encuentra con el jefe que lo ve con una biblia bajo el brazo, y le dice el ateo al jefe caníbal:
¿Usted lee la biblia?, ese libro ya pasó de moda, no creo que le informe de nada importante.
Y el jefe caníbal le responde:
Amigo, de gracias a Dios que soy cristiano y leo la biblia, porque en este momento ya usted estuviera en una olla.
Resulta que una familia de caníbales estaban cenando, y el hijo menor le habla a la mamá con la boca llena y ella lo reprende y le dice:
¿Cuántas veces te he dicho que no hables con la boca llena de gente?
Un misionero es capturado por una tribu de caníbales y lo encierran en una celda para comérselo al día siguiente. Al cabo de un rato, el misionero ve un periódico en la jaula que dice que al día siguiente va a haber un eclipse a mediodía; tras leer la noticia, llama al guardia.
¡Guardia, guardia! ¿A qué hora me van a meter en la olla mañana?
A las 12 y 10.
¡Genial!
A lo que el guardia réplica:
Sí, justo después del eclipse.
En una conversación entre caníbales:
¿Te gustó mi mamá?
Un poco, porque como que le faltó sal.
Le preguntan al caníbal:
Dígame, ¿A usted le gustan los niños?
Yo como de lo que sea, mijo.
Este es un caníbal que va en avión, y a la hora de comer, pasa una azafata y le pregunta:
¿Quiere que le traiga el menú?
Y el caníbal responde:
No, mejor tráigame la lista de pasajeros.
Un grupo de personas es raptado por caníbales. La casa donde estaban los rehenes se quemó. Sólo una persona sobrevivió. Al ser rescatada les dice:
Mis lagrimas corrían al ver como se consumían los Díaz.
Ellos dicen:
¿Se consumían los días?
Sí, primero la señora Díaz, después Juan Díaz...
Este es un caníbal que le dice a otro:
Tío Joder, me comí esta mañana a un tartamudo para desayunar, y se me está repitiendo todo el día.
Un niño le dice a la madre:
Mamá, la abuela está dura.
Y la madre le contesta:
Cállate nene y sigue comiendo.
Un caníbal almorzando en la tienda de otro caníbal amigo le dice:
Después de todo lo que te he contado entiendes por qué me cae tan mal mi suegra.
Entonces le contesta el otro:
¡Sí!, pero tranquilo, apártala y sólo te comes las papas.
Un caníbal le dice a otro caníbal:
¿Cómo te cayó mi mamá?
Y el caníbal le contesta:
¡Le faltó sal!