Últimos chistes de Bares

Entra uno en un bar y dice:
¿Dónde está el servicio?
Y dice el camarero:
Al fondo a la derecha.
Y dice el tío:
¡Pues ahora no voy!
Va una niña a un bar y le pide al camarero:
¡Nenenenere de pipas!
Y el camarero le responde:
¿Una bolsa de qué?
Están unos amigos cenando en un restaurante, y al terminar le dicen al camarero:
¡Camarero! ¡Por favor traiganos un buen champán, de lo mejor que tenga!
El camarero responde:
Puedo ofrecerles "De la Viuda".
A lo que uno de los comensales responde:
¿"De la Viuda"? ¿No me diga que se ha muerto "El Gaitero"?
Un hombre que entra en un bar muy acelerado y le pide al barman:
Me da una caja de fanta.
Y el barman le pregunta:
¿De naranja o de limón?
Y el hombre le contesta:
Que no, si sólo es para sentarme.
Un cantinero hablaba con uno de sus clientes y le decía:
¿Verdad que la situación se ha puesto dura?
El cliente le responde:
Sí compañero, en estos momentos hay todo tipo de paros en nuestro país.
Y le dice el cantinero:
Si, hay paro de maestros y de universidades, hay paro de policías, hay paro de médicos, hay paro de transporte, hay paro en las empresas petroleras, hay paro de gondoleros y hasta de comerciantes, pero mejor paro de contar porque la lista es muy larga.
Era un señor que ya no quería tomar, así es que un día que iba a pasar por una cantina dijo:
Si paso por la cantina se me antoja la cerveza y me meto, así es que la voy a brincar.
Pero cuando pasó por una cantina agarró vuelo, corrió, brincó y la pasó, pero en eso había dos cantinas seguidas, pero bueno, agarró vuelo, corrió, brincó y lo pasó pero en eso había tres cantinas seguidas pero bueno agarró vuelo, corrió, brincó y lo pasó y dijo: Pues vamos a celebrarlo, y se metió a la cantina a celebrar.
Llega un tipo a una bar, muerto del calor, sudando chorros y le dice al cantinero:
Oye loco, dame una cervecita por favor.
El cantinero le contesta:
No va a poder ser hermano, es que están todas calientes.
Tranquilo loco, la agarro con este trapito.
Este era un hombre que le gustaba tanto la música Salsa, que todo lo que la gente tenía que decirle a él, lo quería de una forma salsosa y con ritmo; una noche estaba en un bar como de costumbre tomándose un par de tragos sentado al lado del pianista, que por cierto estaba tocando una tonada en salsa, y de repente un amigo llega todo alterado y le comienza a decir que tiene una noticia muy importante que decirle, y éste con toda la calma del mundo le dice:
Cálmate compa que tu sabes que todo lo que me vas a decir tiene que ser con salsa.
Y el amigo lo interrumpe de nuevo y le dice:
Es muy importante lo que tengo que decirte, y este vuelve y le dice:
Con salsa, dímelo con salsa por favor.
Y el amigo ya cansado de esto, aparta al pianista y comienza a tocar:
"To-qui-ti-to-con", se te murió tu mamá, "Ti-qui-to-con"...
Entra un padre con su hijo en un bar.
El padre al camarero:
Póngame una cerveza.
Y para el niño, ¿Una mirinda?
No, que el niño ya ha mirindao.
Un pingüino entra en un bar y se dirige al camarero.
Perdone, ¿por casualidad ha visto usted a mi hermano?
No sé, ¿cómo es?
Un tío entra al bar y le dice al camarero:
¡Eh, camarero!
¿Qué quieres?
Póngame un café
¿Solo?
Bueno, póngame dos.
Un esqueleto llega a un bar y dice:
Mozo me trae un vaso de vino y un trapo para limpiar el piso.
Esto es un tío que va a un bar y pregunta:
¿Tienes tabasco?
Y le contesta el de la barra:
Sí, en la másquina.
Un camarero le dice a un cliente:
Usted me dirá...
Pues yo creo que 1,80.
Resulta que llega un hombre a una cantina, mientras se dirige a la barra todas las personas lo miran asombrados, llega aquel tipo y pide una cerveza y el cantinero le dice:
Usted es bombero, ¿Verdad?
Aquel hombre se sorprende y le pregunta:
¿Y usted como lo supo?
Y le dice el cantinero:
Me dí cuenta por la forma de caminar, la forma de abrir la puerta, la forma que levanta usted la barbilla, las botas, el casco y el extinguidor.