Últimos chistes de Autos

Viene Martín y le dice a Pedro:
Sabes, Luis es un experto en economía, compró dos Fiat en vez de un
Renault 2.
Era una vez que estaban dos atlantes y uno le dice al otro:
Te vendo mi carro.
El otro le contesta:
¿Por qué lo vendes, no sirve o qué?
El otro le contesta:
Sí sirve, pero tiene muchas millas.
El otro le dice:
Mándalo a un taller para que se las quiten.
Al día siguiente le pregunta:
Le hiciste lo que te dije, ¿todavía vendes tu carro?
El otro le contestó:
¿Cómo que si lo vendo? ¡Si mi carro está nuevo, no tiene millas!
¿Cómo te das cuenta que un Atlante se afeitó en la mañana?
Porque el espejo está lleno de banditas.
¿Cómo te das cuenta que un Atlante estuvo sentado en un computador?
Porque la pantalla está llena de corrector líquido.
Va un hombre en un ferrari, se salta todos los semáforos, y al final atropella a un viejito el que dice:
¡Usted está ciego o qué!
El hombre dice:
¿Yo ciego? ¡Si le dado de lleno!
Un hombre que se acaba de comprar un coche, sale del concesionario corriendo para presumir del mismo. Se encuentra con un amigo, y éste le pregunta:
¿Por fin has comprado el coche?
¡Sí!
Oye, ¿Y por qué gritas tanto?
¡Porque es de color amarillo chillón!
Este es un motorista que va por una carretera, toma una curva y tiene un accidente con un carro cargado con cosas, que circula en su mismo sentido. El hombre del carro baja y le pregunta:
¿Se ha hecho algo usted buen hombre?
A lo que el motorista responde:
No, pero usted debería llevar un trapo rojo o algo similar.
Y el hombre del carro responde:
¡Si no ha visto el carro, como espera ver un trapito rojo!
Un policía detiene a dos individuos que iban en un Audi A4 y les dice:
Tengo que multarles.
¿Por qué? Pregunta uno de ellos, llevamos los cintos de seguridad puestos, vamos a la velocidad ordenada, todo va bien.
Estoy de acuerdo, dice el policía, pero aquí pone Audi A4 y sólo van dos, así al ser un coche para 4 y sólo van dos debo multarles.
Al encontrar la multa injusta, se ponen a discutir con el policía quién muy enojado les dice:
Miren, aquí las ordenes las doy yo, así que no me hagan perder el tiempo. Por favor deme los papeles que les pongo la multa, y me voy a ver que le pasa a mi compañero que está con un seiscientos y sólo va uno.
Un señor que va con su Fiat 600 por la carretera y le pasa un Mercedes a 180. El del 600 se pica con el del Mercedes, y haciendo un alarde de valor, le pasa. A lo que el del Mercedes, acelera y le vuelve a pasar. Están pasándose uno al otro durante horas y al final se ve el del 600 que se sale recto en una curva echando humo del motor y el del mercedes que pasa al lado, para y le dice:
¡Vaya calentón!, ¿Eh?
A lo que el del 600 le responde:
Tú verás, ¡No entraba la tercera!
Ancianitas en un convertible:
Iban dos ancianas en un convertible en la carretera 110. Después se metieron en la carretera 5. De repente se dieron cuenta que iban seguidas por un carro de policía y el oficial les pide detenerse. El oficial les pregunta:
¿Saben por qué las paré?
La anciana que iba conduciendo respondió:
No, no sé porque nos paró.
La razón por qué las paré fue porque el límite de velocidad en esta carretera es 65 millas por hora, y ustedes iban a 5 millas por hora, dijo el oficial.
Entonces, la anciana le dijo al oficial:
Ah, yo creí que en esta carretera se tenía que conducir a 5 millas por hora.
El oficial le respondió:
Me temo que le tengo que dar una infracción.
Cuando el oficial le entregó la infracción a la anciana notó que ambas ancianas tenían el cabello alborotado y les pregunta:
Una última pregunta, solo por curiosidad, ¿Por qué las dos tienen el cabello tan
alborotado?
Y contesta la anciana:
No oficial, pues fíjese que acabamos de salirnos de la carretera 110.
¿Qué le dice el trole al bus?
Tan chiquito y fumando.
¿Qué le dice el bus al trole?
Tan grandote y con tirantes.
Había un señor que iba conduciendo, prende la radio y escucha:
"Hoy, un maniático se ha ido contra el tránsito y nadie ha podido atraparlo"
Y luego el hombre dice:
¿Qué? ¿Uno? ¡Son miles!
Un señor va a 120 millas por hora en su auto deportivo. En esto se le acerca un motociclista a la misma velocidad y le dice al del auto:
¿Tienes un cigarrillo?
El conductor asombrado le contesta:
¿Qué haces? ¿Te quieres matar?
Y el motorista le dice:
¡No! Si yo fumo poco.
Un señor conducía tranquilamente por la autopista cuando de repente un coche lo adelanta a 200 km/h tocando el claxon. El conductor se lo toma a mal y empieza a acelerar pero no consigue adelantarlo. Más adelante ve el mismo coche aparcado delante de un bar y a su dueño bajando de él; entonces, bajando la ventanilla grita con todas sus fuerzas:
¡600 caballos!
Pero seguidamente se topó con una curva muy cerrada, y como iba a mucha velocidad se cayó a un río que pasaba por un lado de la carretera. El tipo de antes pasando delante del accidentado grita:
Qué, ¿Dando de beber a los caballos?
Va un tipo en la carretera a alta velocidad, y en eso lo para un oficial de tránsito y le dice:
Señor, usted viene en sentido contrario, y a gran velocidad, ¿Que no ve las flechas?
Y el conductor les contesta:
Pues la verdad, ni a los indios veo.