Chiste número #8258

Una mujer estaba en un juicio cuando el fiscal le pregunta:
¿Después de haber envenenado a su esposo, no le dio remordimiento?
Sí, cuando me pidió otro plato de guiso.