Chiste número #8316

Era un país tan frío, tan frío, tan frío, que los abogados tenían las manos en SUS bolsillos.