Chiste número #8300

El invierno pasado fue tan frío que vi pasar a un abogado con las manos en sus propios bolsillos.