Chiste número #8269

El abogado a su defendido:
Lo siento mucho, pero ya no sé qué decir para librarlo de la silla eléctrica.
¿Por qué no dice que fue usted?